Río Tiber 66, Del. Cuauhtémoc, C.P. 06500, Ciudad de México.

Sistema ERP Industrial como eje central de la rentabilidad

Con los nuevos avances en la tecnología, se han creado nuevas exigencias a nivel comercial, por lo que es de suma importancia que las organizaciones cuenten con herramientas que no sólo mantengan la calidad en sus servicios, sino que éstas faciliten muchas de las actividades requeridas por ellas. Ante esta necesidad, surge como objetivo tener un sistema extraordinario que contribuya en el total desarrollo e implementación de elementos específicos en una organización. Sin embargo, contar con este requisito es complejo y exige una alineación de múltiples factores, entre los que se encuentra, sin duda, el contar con un ERP Industrial de calidad.

Se entiende por ERP (Enterprise Resource Planning) a los sistemas de información gerenciales que componen y manejan muchos de los negocios asociados con las operaciones de manufactura y de los aspectos de distribución de una empresa en la elaboración de bienes o servicios. Por lo tanto un ERP industrial hace alusión al sistema de gestión que se genera en una planta de producción y cubre a la perfección todas las necesidades de una organización, desde la planificación de compras, la ingeniería de producto y por todos aquellos procesos productivos, hasta la logística, de la misma.

Un sistema ERP tiene como objetivo otorgar apoyo a los clientes del negocio, mejoras en el tiempo de respuesta a los problemas, y un manejo de información que sea eficiente para que le permita una toma oportuna de decisiones, así como la disminución de los costos totales de operación.

El éxito de una organización depende de la calidad en cuanto a la producción, la precisión en las cantidades y el hecho de otorgar los productos apropiados en el momento en el que el mercado los demanda.

Hoy en día, existen diferentes marcas de sistemas de ERP Industrial en el mercado, lo que ha permitido tener un mejor alcance para las pequeñas y grandes empresas que requieran de un sistema como éste. Entonces surge la siguiente premisa ¿Qué tipo de sistema es el adecuado para mi empresa? De la cual mencionaremos 5 puntos clave para tener en cuenta en el proceso de selección:

  • Capacidad de ampliación y flexibilidad de la plataforma: No sólo es importante enfocarse en las funciones básicas que ofrece el sistema, también debe considerarse la adaptabilidad a las cambiantes necesidades de la empresa.
  • Capacidad para adquirir usuarios móviles: La movilidad es un elemento imprescindible en nuestros días, pues le permite a los empleados tener acceso desde cualquier lugar y cualquier momento, y como consecuencia concede un mejor flujo de trabajo.
  • Testimonios o recomendaciones de clientes: los proveedores del software deben brindarle referencias de sus clientes para que se pongan en contacto con ellos y puedan conversar sobre todo el proceso de implementación.
  • Facilidad de uso y contextualización: la simplicidad es la clave para que cada área funcional de la empresa pueda trabajar diariamente con datos específicos. Pues algunos datos que se generan no son de utilidad, lo que le restaría tiempo y sumaria trabajo innecesario a la empresa. Un buen sistema ERP Industrial tendrá la capacidad de presentar la información adecuada a las personas en el momento que lo necesiten.
  • Costes a largo plazo: se debe dar más peso al coste total de la implementación a largo plazo, teniendo en cuenta la gestión de cambios que puedan generarse. Su sistema ERP debe estar configurado para reflejar un estado futuro de sus procesos empresariales, pues a medida que sus procesos evolucionen, tendrá que tener en cuenta los costes de formación y otros gastos relacionados.

Muchas de las empresas que buscan implementar un sistema ERP Industrial, cometen el error de buscar soluciones que son demasiado económicas y que sólo involucra al hardware como tal, sin embargo la solución adecuada consiste en integrar recursos tecnológicos, infraestructura y al capital humano, para el crecimiento de la organización.

Ventajas de contar con un sistema ERP Industrial

  • Mide las variables clave en el proceso productivo
  • Ayuda a simular escenarios
  • Implementa una contabilidad analítica
  • Brinda información clave
  • Conecta la planta de producción con el resto de los departamentos.

Para una correcta implementación de un ERP Industrial se aconseja tener en cuenta los siguientes aspectos fundamentales: Tener un ERP especializado que reduzca o elimine los procesos; el buen entendimiento de la problemática de cada sector por parte de los equipos técnicos, para que puedan definir secuencias de implantación, trabajar sobre una metodología establecida por cada sector; para así mantener una importante gestión de proyectos.

Por último, los sistemas ERP proporcionan un inmenso valor a las empresas, pues ayudan de manera significativa en los procesos que ésta requiera. Las Tecnologías de la Información han logrado colocarse hasta las raíces de la planta de producción y se necesita un sistema capaz de unificarlas, gestionarlas, y extraer un verdadero valor de los datos.

0 Comments