Cimatic

Respondiendo a las demandas de consumidores empleando un ERP

Ya estamos a mitad de año y los cambios de este 2018 no dejan de sorprender a propios y extraños; los adelantos tecnológicos, tanto si hablamos de softwares ERP como de otras herramientas, están a la vuelta de la esquina y, por momentos, parece que las actualizaciones son más rápidas que el ciclo de implementación-retroalimentación por el que atraviesan las empresa y que es necesario para determinar si los elementos con los que se cuenta todavía son funcionales o si realmente requieren de una nueva adquisición.

Dentro de las muchas innovaciones que parecen inundar día con día al mercado, el uso de softwares ERP se mantiene como una constante que sobresale por su comprobada eficiencia y confiabilidad: miles de empresas alrededor del mundo concuerdan en que hay un antes y un después en la línea de tiempo de sus organizaciones al integrar un ERP.

En términos generales podemos decir que un ERP siempre es un parte-aguas.

Romper los paradigmas con la aplicación de nuevas tecnologías no es garantía, por desgracia, de poder consolidar las estrategias más ambiciosas o anheladas de una organización. La idea de las empresas al hacer parte de su acción a un ERP es en ocasiones errónea, pues se cree que al ponerlo en marcha el resto de sus problemáticas desaparecerán, catalogando al ERP como una solución inmediata y definitiva.

Si bien un ERP es uno de los grandes avances que las empresas esperaban para darle un twist a la administración y funcionamiento de sus operaciones, es necesario remarcar que este ERP debe ser adecuado a los requerimientos específicos de la organización que planea emplearlo y que, aunque en muchos sentidos mejorará la gestión de la empresa no podrá atacar problemáticas que requieren de otras estrategias para finalizar.

Cuando un ERP es el adecuado, se puede hacer un mejor uso y gestión de los recursos que se tienen. Las soluciones de ERP, al igual que una gran mayoría de avances tecnológicos son el apoyo y sustento de las empresas, pues es a través de ellos que pueden satisfacer las demandas de los consumidores, manteniéndose en la preferencia de su público y con un espacio dentro del resto de las empresas que de igual forma ofertan el mismo producto o servicio.

El mercado competitivo en el que se desenvuelven las empresas siempre es muy factible de cambios, alteraciones que lo llevan por un camino u otro, sin embargo la constante siempre será la necesidad de superación y diferenciación de unos con otros, características que aseguren la supervivencia de las organizaciones.

Los softwares ERP están dentro de los recursos que, independientemente de las nuevas tecnologías que surgen, siempre será una solución para el avance y desarrollo de procesos operativos. Con el paso de los años el desarrollo de los ERP ha demostrado ir de acuerdo a los requerimientos del exterior, haciendo o formando parte de otros avances tecnológicos que hoy están marcando la pauta, basta con poner un ejemplo: La integración de los ERP a la nube y su posible operación dentro de multi-sistemas interconectados.

Las interacciones con el público son cada vez más sólidas como resultado del incremento de espacios y medios para mantener una comunicación constante, en donde el flujo de información produce una tensión entre lo que ellos (los receptores) esperan recibir de las empresas, de acuerdo a lo perciben de su entorno, y el esfuerzo de la misma organización por intentar llenar esas expectativas.

Tengamos claro que, por supuesto, las innovaciones no dejarán de aparecen y, por lo mismo, las empresas no dejarán de buscar la forma de llevarlos a sus operaciones. Cuando las empresas no tienen una visión de negocios clara y bien definida, la incorporación de tecnologías adecuadas puede ser un verdadero problema, preguntas de todos lados surgen: ¿Valdrá la pena incorporar un ERP? ¿y si en vez del ERP incluimos otro software? ¿debo invertir todo mi presupuesto en tecnología?

Los avances que se han tenido en los últimos tiempos con la implementación de herramientas, programas, dispositivos y demás han consolidado a varias empresas dentro de sus respectivas industrias. Y aunque la tecnología ha sido parte sustancial de ese proceso es necesario remarcar que, incluso ellas, no han buscado incluir todos los avances tecnológicos del momento en su acción diaria, sino que han tomado sólo aquello que realmente les permita estar a la altura de los requerimientos de los clientes y de su competencia, ya sea que se trate de un ERP o de otro sistema de gestión, la idea es que cada empresa tome lo que más le convenga y no aquello que aunque innovador, no impulse sus esfuerzos.

Me interesa saber más de ERP