Río Tiber 66, Del. Cuauhtémoc, C.P. 06500, Ciudad de México.

REFLEXIONES SOBRE LA META

Agosto, fiebre, gripe, guardar cama un par de días, la televisión siempre lo mismo… me leí nuevamente “LA META”.

 

 

 

¿Pueden creerlo? Le encontré cosas nuevas, profundicé conceptos que los tenía sujetos con alfileres. Y una vez más quedé enganchado con la historia de Alex Rogo y su lucha por salvar su empresa de un cierre inminente y no logré largar el libro hasta terminarlo.

 

 

 

Entonces me pregunté, ¿cuántos de quienes visitan nuestra página han leído “La Meta”? Si ya lo han hecho, péguenle una segunda leída y le descubrirán cosas nuevas. Estoy seguro que me agradecerán la sugerencia.

 

 

 

Si no lo han leído aún… para Uds. voy a reproducir el comentario hecho por el Dr. Marcelo Perazolo en su boletín NEP (Novedades Empresarias y Profesionales, el mayor newsletter de habla hispana con 145.000 suscriptores).

………………..

 

 

 

al día siguiente un cadete deja un sobre en mi oficina y al abrirlo descubro un libro llamado “La Meta” cuyo autor principal es un Físico Israelí llamado Eliyahu M. Goldratt (coautor Jeff Cox).

 

 

 

– Empezamos mal (me dije para mis adentros), un FISICO escribiendo un libro que le gusta a un INGENIERO y encima trata de una TEORIA!!, esto no puede pintar peor…

 

 

 

Guardé el libro en mi portafolio para ver si lo hojeaba esa tarde en el aeropuerto.

 

 

 

Por fortuna para mí, mi vuelo se atrasó y pude avanzar en la lectura de uno de los mejores libros de gestión que he leído en mi vida!!

 

 

 

Por empezar, LA META está escrito en forma de novela.

 

 

 

El protagonista Alex Rogo, es el director de una fábrica al que le dan un ultimátum: O la mejoras en tres meses o la cerramos!!

 

 

 

Gracias a la ayuda de un viejo profesor (que en realidad es una caracterización del propio Goldratt), va recibiendo pistas para hacer cambios fundamentales.

 

 

 

Antes de avanzar un poco más debo aclararles que esto que cuento como si se tratase del último grito de la moda está impactando en el mundo de la gestión y la administración desde la década de los 80′.

 

 

 

No es nada nuevo para los especialistas en administración y gestión y sedes del Instituto Goldratt existen en casi todos los países del mundo.

 

 

 

Era nada más que una cuestión de ignorancia de mi parte!!

 

 

 

Lo excepcional de este libro, es que explicaba UNA A UNA todas las situaciones que por experiencia conozco como problemas de operación.

 

 

 

La Teoría de las Restricciones, en definitiva, ayuda a entender cómo funcionan los SISTEMAS a partir de su eslabón más frágil (que es ni más ni menos que “la restricción”) y cómo puede organizarse de modo eficiente la producción a partir de las propias restricciones.

 

 

 

El otro factor excepcional es la clara demostración de cómo el sistema de contabilidad de costos e inventarios que usamos, en realidad, ENMASCARA las ineficiencias productivas más flagrantes.

 

 

 

La Teoría de las restricciones, en pocas palabras, explica con una claridad absoluta:

 

 

 

– Qué cambiar

– A qué cambiarlo

– Cómo hacer para cambiarlo

 

 

 

Y para ello posee una serie de pasos, secuencias y técnicas, que excederían el marco de esta presentación.

 

 

 

Termino:

 

– Si NO ha leído LA META, tire absolutamente TODO lo que esté haciendo, corra desesperadamente a una librería, pídala a los gritos y si el vendedor duda arrójese sobre él y golpéelo hasta que se la entregue.

– Si le dicen que NO LA TIENE, incendie la librería y corra a la siguiente.

– Repita el proceso hasta que la consiga.

– Avise a su familia que NO LE HABLEN por exactamente 24 horas.

– Lea LA META y cambie su forma de entender el modo de administrar sistemas (cualquier sistema, todos los sistemas, desde FABRICAS pasando por OFICINAS, equipos de FUTBOL y ojala – la ADMINISTRACION PUBLICA!!)
………………..

 

 

 

Vale la aclaración “El Ingeniero que le envió el libro con un cadete” a Marcelo por supuesto era yo.

 

 

 

Me tomé la libertad de reproducir párrafos del Newsletter Nro.59 de NEP, porque lo escrito por Marcelo me pareció más elocuente que cualquier cosa que pudiera escribir.

 

 

 

Resumiendo, no es necesario incendiar librerías, pero si aún no han leído “LA META”, háganlo y me agradecerán el consejo.

 

 

 

No, en Cimatic no lo vendemos ni tenemos comisión, es más cuando queremos regalar un ejemplar lo tenemos que ir a comprar a la librería como cualquier hijo de vecino…

 

 

 

El Ing. Clemente Magliola, es Director de Servicios al cliente de Cimatic de México, empresa dedicada a la Consultoría para empresas Industriales.

0 Comments